Investigación Cáncer Infantil

El cáncer infantil es completamente distinto al cáncer del adulto y requiere de tratamientos propios para ser tratado con mayor eficacia y menos secuelas.

Desde el Hospital Sant Joan de Déu y el Institut de Recerca Sant Joan de Déu se trabaja para avanzar en el conocimiento y la cura de esta enfermedad que afecta cada año a 250.000 niños en el mundo.

En el Hospital Sant Joan de Déu los investigadores trabajan estrechamente con los médicos que atienden a los pacientes. Por cada nuevo caso que se diagnostica  se analizan en el laboratorio las características del tumor para saber como evolucionará, si hay riesgo de que se haga más resistente a los tratamientos… y determinar la mejor solución terapéutica para combatirlo.

Del mismo modo, los oncólogos trasladan las preguntas que todavía no han tenido respuesta alguna a los investigadores, pués un mismo tratamiento no responde de la misma forma en cada paciente. El trabajo de los investigadores sirve para encontrar el mejor tratamiento para cada niño. 

Gracias a este trabajo conjunto, en el Hospital Sant Joan de Déu, en los últimos 10 años se ha conseguido desarrollar modelos animales de diversos tumores, paso imprescindible para poder testar nuevos fármacos y tratamientos.

En el laboratorio de investigación, un equipo formado por 50 investigadores se dedica al estudio de un amplio abanico de tumores del desarrollo: neuroblastoma, con el objetivo de estudiar la efectividad de un medicamento indicado para otra enfermedad y que han descubierto que puede detener el crecimiento de este tumor; meduloblastoma; retinoblastoma; sarcoma de Ewing; glioma difuso de tronco cerebral o DIPG, un tumor sin cura actualmente, iniciado con un virus oncolítico para preservar el ojo de los niños afectados por el retinoblastoma, un tumor ocular que sólo afecta a la población infantil; glioma de alto grado pediátrico; rabdomiosarcoma; osteosarcoma; leucemias; tumores vasculares; histiocitosis y gliomas de bajo grado.

Vamos a profundizar un poco sobre el osteosarcoma, puesto que es el cáncer que padeció Àlex. De ahí la posterior iniciativa de Dona’m Ales para la investigación.

Memoria resumida del estudio de los mecanismos de metástasis del osteosarcoma

El osteosarcoma

El osteosarcoma es un tumor óseo maligno que afecta principalmente a niños, adolescentes y adultos jóvenes. Aparece más frecuentemente durante el proceso de crecimiento intenso que se produce en la adolescencia. Se encuentra normalmente en los huesos largos —más a menudo en las piernas, a veces en los brazos—, pero puede comenzar en cualquier hueso. Y en casos muy raros, en el tejido blando fuera del hueso.

Los tratamientos estándares actuales implican la resección quirúrgica del tumor primario (tumor de origen) y la quimioterapia combinada con varios fármacos. Las tasas de supervivencia a 5 años alcanzan el 70% siempre y cuando la enfermedad está localizada en el tumor primario sin metástasis. Cuando existen metástasis, más del 85% ocurren en los pulmones y tienden a ser resistentes a la quimioterapia de primera línea. La terrible consecuencia es que la supervivencia de los pacientes pediátricos con osteosarcoma metastásico se mantiene prácticamente sin cambios desde hace 30 años, con una tasa de supervivencia a 5 años inferior a los 20%.

Por lo tanto, existe una necesidad urgente de entender mejor el proceso de formación de las metástasis del osteosarcoma para poder desarrollar nuevas terapias para prevenir su aparición o atacarlas si ya están presentes en el momento del diagnóstico inicial.

El proyecto de investigación

Este proyecto de investigación es un proyecto colaborativo entre el IRSJD (Instituto de Investigación Sant Joan de Déu – Dr. Jaume Mora Graupera) y el IRB Barcelona (Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona – Dr. Salvador Aznar-Benitah y Dra. Mónica Pascual García)

Su objetivo es identificar los mecanismos de metástasis del osteosarcoma en pacientes pediátricos para poder desarrollar nuevas terapias para prevenir su aparición o atacarlas si ya están presentes en el momento del diagnóstico inicial.

El proyecto ha pasado por varias etapas desde su inicio en 2020

1ª fase (2020-2021)

En una 1ª etapa del proyecto intentamos identificar cual era la población de células del tumor de origen responsable de iniciar el proceso de metástasis y migrar hacia otro órgano, en particular los pulmones. Para eso, nos propusimos encontrar qué características, a nivel molecular y celular, distinguían a las células metastásicas de sus homólogas no-metastásicas. Muchos estudios similares realizados previamente en distintos tipos de cáncer del adulto muestran grandes diferencias entre ambos tipos de células (tumor primario vs. metástasis). En cambio, en el caso del osteosarcoma, no pudimos detectar diferencias destacadas entre las células del tumor primario y las metástasis.

2ª fase (2021-2022)

Esta constatación nos llevó a replantear la 2ª fase del proyecto, y nos propusimos estudiar las células del microambiente que acompañan a las células tumorales en las metástasis. En este estudio se constataron grandes diferencias entre las poblaciones celulares presentes en el pulmón sano en comparación con las que aparecen alrededor de las células metastáticas. En particular, en el microambiente de las metástasis, encontramos a varias poblaciones del sistema inmunitario que no solamente no luchan para eliminar las células malignas que migran del tumor primario, sino que además parecen facilitar el desarrollo de las metástasis. Este resultado nos llevó a plantear el objetivo de la tercera fase.

3ª fase (2022-2024)

En esta etapa nos propusimos identificar las características principales de las células del sistema inmunitario que parecía ayudaban a las células metastáticas. Conocer su papel exacto es importante a la hora de descifrar cómo el tumor consigue que el sistema inmunitario no le ataque y también qué células pueden tener un papel más relevante y por tanto ser una posible diana para nuestra terapia.

Con este conocimiento hemos podido ir más allá y estudiar qué vías utiliza el tumor para modular la respuesta inmunitaria. Esto nos ha permitido probar en modelos animales varios tratamientos para detener el crecimiento de las metástasis. Estamos obteniendo resultados muy prometedores y seguimos trabajando para estudiar los efectos exactos de los tratamientos más efectivos a la hora de optimizar estas posibles terapias.

Avances claves en dos décadas de investigación del cáncer infantil

Algunos de los trabajos de investigación que, a lo largo de las dos últimas décadas, han realizado los investigadores del Laboratorio de Oncología Infantil del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona han conseguido mejorar el diagnóstico de algunos cánceres y personalizar su tratamiento. En la práctica, estos avances han permitido que algunos niños y niñas puedan ser tratados con éxito sin necesidad de quimioterapia y otros, los que presentan tumores muy agresivos, con terapias personalizadas y dirigidas a las alteraciones moleculares específicas del tumor. 

Un ejemplo paradigmático es el caso del neuroblastoma, un tumor que tiene su origen en las células inmaduras del sistema nervioso periférico. En sus inicios, el primer equipo de investigadores que entró a trabajar en el Laboratorio de Oncología Infantil de Sant Joan de Déu se centró en la investigación de ese tumor, que es el más frecuente durante los primeros cinco años de vida. 

En 2012, estos investigadores identificaron varios marcadores genéticos que permiten, inmediatamente después del diagnóstico y en el plazo de 24 horas, predecir la agresividad del neuroblastoma. Esta información es clave porque ha hecho posible que actualmente la mitad de los pacientes con neuroblastoma superen la enfermedad solo con una cirugía, sin tener que recibir quimioterapia o radioterapia. 

Paralelamente, profesionales de Sant Joan de Déu han participado en los ensayos de un tratamiento de inmunoterapia para los neuroblastomas de alto riesgo que ha mejorado ostensiblemente la supervivencia (de un 35 % a un 75%). Este anticuerpo monoclonal (naxitamab), creado en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York y desarrollado por una compañía fundada por el padre de una paciente americana, fue aplicado por primera vez en el mundo en 2017 a un paciente del Hospital Sant Joan de Déu. El naxitamab ya ha sido suministrado a más de 200 pacientes de todo el mundo. 

Los investigadores de Sant Joan de Déu también han desempeñado un papel relevante en los avances contra el retinoblastoma o cáncer de retina. Por primera vez en el mundo, han desarrollado, junto con la compañía biotecnológica VCN Biosciences, un virus oncolítico que ha evitado que tres niños quedaran totalmente ciegos. Se trata de un adenovirus, o virus común responsable de los síntomas de resfriado, que ha sido modificado en el laboratorio para que sea capaz de identificar, infectar y multiplicarse en las células cancerígenas, y atacarlas de forma selectiva, dejando indemnes las sanas. 

es_ESES